jueves, 22 de noviembre de 2007

ANTIINFLAMATORIOS Y VISITAS MÉDICAS (2)

Los dolores y limititación de ciertos movimientos iban lentamente en aumento. Cuando me inyectaba se notaba una ligera mejoria, pero una vez pasado el efecto terapeutipo todo volvía a la misma situación. Estaba trabajando en la construcción, y para cumplir con mi cometido diario me veía en la necesidad de algunas mañanas tomarme una ampolla de Nolotil, siempre entre los intervalos de las inyecciones de Neuromade Forte.
El médico de cabecera ante ninguna reacción positiva ante lo prescrito, opto por derivarme a consultas especializadas, esto es, a un reumatólogo de zona. A partir de ahí comenzaron los peregrinajes por distintas consultas. Un médico me decía una cosa y otro me decía otra.
La paciencia tiene un límite y yo estaba rozando ese punto, mi salud estaba en juego y del mismo modo mi estado anímico se estaba resintiendo, estaba perdiendo la alegría, notaba cierto desanimo ante la vida, no tenía ganas de salir con los amigos, me llamaban para dar una vuelta por bares y discotecas y me negaba en rotundo. ¿qué estaba logrando con esta actitud?, pues bien fácil de imaginar, estaba entrando en un principio de depresión.
Ante ese caminar a ciegas por parte de los especialistas me sometieron a ese estudio mielográfico que relaté anteriormente, y que claro está salio negativo, no tenía ningún tumor como en algún momento sospecharon.

Siguieron otra batería de medicamentos tales como:

*Naproxyn, antiinflamatorio no esteroideo (AINE) compuesto por naproxeno en sal sódica.

*Ibuprofeno, antiinflamatorio no esteroideo (AINE) compuesto por ácido isobutilfenil propiónico.

*Butazolidina, antiinflamatorio no esteroideo (AINE) compuesto por fenilbutazona.

Todos estos medicamentos inhiben la acción de las prostaglandinas, reduciendo el dolor y facilitando el movimiento, aunque tienen en su contra la aparición de ulceras y perforaciones estomacales y duodenales.

No hay comentarios: