lunes, 10 de diciembre de 2007

EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS ANTIINFLAMATORIOS (1)

Mención especial para el primer problema derivado de la toma continuada de antiinflamarios. Tras un consumo largo de ciertos antiinflamatorios, los primeros síntomas de que me estaban haciendo daño me surgieron de repente, las molestias estomacales se fueron haciendo gradualmente más insoportables. Al principio solamente eran acidez y en algunas horas del día reflujo esofágico, pero con el paso del tiempo todo se acentuo y ya estamos hablando de dolor en el estómago. Las noches eran insufribles, las molestias las podía mitigar con antiácidos y ocasionalmente la toma de bicarbonato, pero una vez instaurado el dolor estomacal, nada podía aliviar el dolor que se acrecentaba principalmente por las noches, vuelta de un lado, vuelta del otro, boca abajo... pero no había medio de calmar el dolor, al final tenía que levantarme de la cama pues estando incorporado era como no me molestaba tanto.
Una mañana en el servicio me di cuenta de que había tenido una pequeña hemorragia junto con las deposiciones, esto ya disparo la señal de alarma y me preocupo bastante. Ante lo ocurrido tuve que pedir cita con el especialista en el Centro de Especialidades. Por todos es sabido el retraso a que nos vemos obligados los pacientes en el Sistema Público Sanitario para que podamos acceder a una consulta médica, siendo conocedor de este problema y ante la
situación a la que me enfrentaba, me fui a un médico particular para no tener que estar esperando sin saber lo que en realidad me pasaba.
En la consulta se confirmaron todas las sospechas, según el médico que me estuvo examinando, tenía una pequeña ulceración al final del estomago y al principio del duodeno, el diagnóstico fue: ulcera sangrante gastroduodenal.
Ante este diagnostico solamente se podía hacer una cosa, tomar un protector de estomago, no comer ciertos alimentos y reducir en lo posible la toma de los antiinflamatorios, cosa difícil de ejecutar puesto que me era imposible la supresión de ninguna de las tomas diarias.
Con dicho diagnostico y la toma de Omeprazol como reductor de ácidos y cicatrizante de ulceraciones, regrese a casa en espera de que mejorase de mi nueva dolencia.

No hay comentarios: