martes, 15 de julio de 2008

PRÓTESIS DE CADERA (4)

Como dije anteriormente me operaron en Ciudad Real en una clínica privada concertada con la Seguridad Social. Al no poder colocarme la prótesis de cadera debido a la rotura del fémur, permanecí en la Sala de Observación esperando a que viniesen de Madrid las "abrazaderas de sujeción" para poder completar el implante. Mientras tanto estaba con la operación a medio hacer: el fémur serrado, administración de antibioticos y dosis constantes de calmantes y analgésicos para poder soportar el dolor.

Anestesia General: La anestesia general es la supresión de la sensibilidad al dolor en todo el organismo. Básicamente se utilizan tres tipos de drogas: analgésicos, hipnóticos y relajantes musculares. Los primeros evitan el dolor, los segundos privan de la conciencia y, los últimos surprimen el tono muscular, la contracción.
En contra de lo que generalmente se piensa, es una de las formas anestésicas más seguras, siempre y cuando la importancia de la cirujía así lo exija, pues de esta forma se controlan las vías respiratorias desde el momento en que el paciente está intubado.

La anestesia general está indicada cuando no se puede hacer una anestesia local: depende del tipo de procedimiento, de la zona a intervenir, de la duración de la cirujía y, de manera importante, de las características culturales y psíquicas del paciente.

No puede realizarse si no ha sido respetado un tiempo conveniente de ayuno, necesario para evitar el paso del contenido gástrico al pulmón (broncoaspiración).

También está contraindicada en caso de fiebre, resfriados o cualquier otra patología no controlada. Se desaconseja la intervención cuando se está haciendo uso de aspirina y derivados del ácido acetil-salicílico, porque, siendo inhibidores de la agregación plaquetaria, dificultan el proceso de la coagulación y facilitan la formación de hematomas. Cualquier alteración de las pruebas preoperatorias hará prostergar la cirugía hasta que sea dilucidada y controlada la causa.

En la actualidad ya no se usa cloroformo ni éter muy desagradables porque producían sensación de asfixia al dormirse y porque el paciente se despertaba con náuseas y vómitos. Hoy se inyecta el medicamento en vena, de forma rápida y sin que se note nada desagradable.

En general, después de la operación se necesita un período de tiempo de recuperación (una o varias horas), que transcurre en una sala de despertar-reanimación (recibe varios nombres), especialmente preparada para vigilarle hasta que se encuentre en perfectas condiciones para regresar a su habitación.

El médico anestesiólogo es el encargado de realizar y controlar todo el proceso de la anestesia general del principio al fin, así como de tratar todas las posibles complicaciones que pudieran surgir.

No hay comentarios: